¡A Moverse! Ejercicio durante el embarazo

La importante de ejercitarse durante el embarazo

El ejercicio durante el embarazo es muy necesario para ayudarte a mantener la salud mental y física. Sin embargo hay algunas cosas importantes que debes saber para evitar complicaciones o incluso poner en riesgo la vida que ahora llevas en el vientre.

Pero antes que nada, seguro te estás preguntando, “¿más ejercicio?”, “¿no es suficiente cansancio con el que ya siento?”. Y totalmente, te entiendo… Llevar en el vientre a tu bebé puede traerte cansancio, dolor de espalda y ganas de sentarte a tomar un respiro. Pero aunque suene contraintuitivo, ejercitarte te ayudará a sentirte menos agotada. Otros beneficios de hacer ejercicio durante esta etapa serán:

  • Reducir el dolor de espalda baja propios del embarazo.
  • Reduce el estreñimiento e hinchazón estomacal.
  • Te ayudará a conciliar mejor el sueño.
  • Prevendrá el sobre peso que a la larga te traerá más agotamiento.
  • Promueve el tono muscular y por lo tanto la fuerza.
  • Puede ayudarte a que el parto sea más sencillo y breve.
  • Reduce la necesidad de tener una cesárea.

Consulta a tu Médico

Podrá parecer obvio, pero antes de comenzar un régimen de ejercicios es muy importante consultar a tu médico. Esto ya que, además de que te aconsejará qué tipo de ejercicios serán mejor para evitar el alto impacto que podría afectar a tu bebé, también evaluará tu caso. Sobre todo si sufres o has tenido alguna de estas complicaciones de salud:

  • Enfermedades cardíacas o pulmonares
  • Presión arterial alta
  • Problemas en la cérvix
  • Problemas en la placenta
  • Embarazo múltiple o de riesgo
  • Anemia
  • Ruptura de la membrana

Tipos de Ejercicios

En muchos casos se recomiendan ejercicios de 30 minutos y de bajo impacto durante el embarazo. La intensidaddeberá ser moderada y con la mayor frecuencia de días posible (siempre cuidando no sobre fatigar los músculos). Antes de comenzar cualquier rutina, es necesario calentar y mantenerte hidratada, sobre todo en tiempos de calor y horarios de sol intenso.

Estos son algunos ejercicios que por lo general son recomendables para esta hermosa etapa:

  • Caminar o trotar
  • Correr (si ya estás acostumbrada) cuidando todavía ser capaz de mantener una conversación
  • Natación
  • Bicicleta fija
  • Entrenamiento de fuerza (sin exceder el peso que cargas)

Otros ejercicios que además te ayudarán mucho en lo espiritual y físico, serán:

  • Yoga (apóyate de pelotas, bloques y ligas)
  • Pilates
  • Meditación

Ojo con estas Actividades

Es importante mencionar que hacer ejercicio durante el embarazo será más sencillo si ya practicabas deporte antes. Tómalo en consideración antes de iniciar las rutinas en estos meses que tienes por delante y sobre todo no te desesperes si eres principiante y no te exijas de más. Con paciencia y constancia pronto te sentirás muy bien haciendo ejercicio.

Una vez aclarado lo anterior, es importante recalcar que hay algunos ejercicios que muchas veces están contraindicados, y antes de hacerlos es muy necesario consultarlo con tu médico. Por ejemplo:

  • Ejercicios que te obliguen a recostarte boca arriba después de los primeros tres meses.
  • Deportes de contacto.
  • Buceo a bajas profundidades.
  • Gimnasia, Equitación, Alpinismo, Esquí o cualquier actividad con riesgo de caída.
  • Ejercicio a altitudes elevadas.
  • Ejercicios de alto impacto en el abdomen.
  • Ejercicios con calor corporal externo.

Motívate y Escúchate

En caso de no estar acostumbrada a un régimen físico, es importante que te tengas paciencia. ¡Roma no se hizo en un día! Si puedes encontrar un compañero/a de ejercicio, será mucho más fácil que entre los dos se motiven a seguir mejorando. Incluso tener un instructor o asistir a clases te ayudará a rodearte de buena vibra.

Pero también presta mucha atención a tu cuerpo. Nuestro cuerpo es sabio y te hará notar si algo va mal. Ten mucha atención a señales como:

  • Dolor de cabeza
  • Sangrado vaginal
  • Mareos
  • Dolor de pecho o abdomen
  • Dificultad para respirar antes o después de la rutina
  • Contracciones uterinas
  • Debilidad en piernas o inflamación

En alguno de estos casos es recomendable parar con las actividades físicas y consultar a tu médico.

Sobre todo, disfruta lo máximo posible de esta etapa. La recordarás toda la vida y una manera de disfrutarla aún más es cuidar de tu cuerpo y mente. ¡Y qué mejor que con ejercicio! Además, si antes no tenías la disciplina para ejercitarte, el embarazo puede ser una gran opción para tomar este hábito que cambiará la vida.

¡Recuerda que Papu Baby está hecho por padres para padres! Si quieres conocer alguno de nuestros productos, los podrás encontrar aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *